Tratamiento depilatorio con pasta de caramelo


Sus orígenes se remontan al antiguo Egipto, época en la que Cleopatra practicaba su ritual de belleza conocido como 'Halawa' (que significa caramelo en árabe). El 'Halawa' consistia en una depilación suave,

con una masa elaborada a base de agua, azúcar y limón.

Es la técnica de depilación más utilizada en Alemania, Austria, Italia, Rusia y Hungría.


Es un método de depilación natural apto para todas la pieles, el rostro y todas las partes del cuerpo. 


Es un tratamiento novedoso e indoloro de la depilación.

  • 100% Natural (agua, azúcar y limón)
  • !Tan natural, que te lo puedes comer¡
  • Apto para todas las zonas del cuero y todos los públicos
  • No enquista el pelo
  • Elimina el pelo desde la raíz por corto que sea
  • Aplicación muy agradable, se aplica con las manos
  • No quema, se aplica a temperatura corporal
  • Resultados duraderos y la piel queda suave


Depilación con Cera Caliente

La cera caliente es una técnica antigua, dolorosa, pero eficaz, que nos saca de más de un apuro a la hora de depilar piernas, ingles y axilas.

 

¿Qué es?
La cera caliente es una resina derretida que aprisiona el vello, ya sea corto, fino, largo o abundante y lo arranca de raíz. La cera caliente se presenta en pequeñas bolitas de resina que hay que fundir. Se aplica en la piel con la ayuda de una espátula de madera o con un roll-on que vierte una dosis de cera. Una vez seca, se arranca con un tirón seco. La cera caliente es la más eficaz, porque el calor abre los poros de la piel y el vello sale con más facilidad.

 

Modo de empleo
La piel tiene que estar limpia y seca. Obtendrás mejores resultados si exfolias la piel la víspera.
Calienta la cera en un puchero viejo o en un aparato específico equipado de un termostato que mantenga la cera a una temperatura adecuada. Verifica primero la temperatura de ésta en el dorso de la mano.
Para depilarte las piernas, aplica la cera, con una espátula, en foma de banda (unos 5cm de largo y 1cm de espesor). Empieza por la rodilla y desciende hacia el tobillo en un solo gesto. Aprieta ligeramente con la espátula y espera a que la cera no se pegue a ésta para pasar a arrancar la banda con un tirón seco. Deja que la piel se enfríe antes de volver a aplicar cera para repasar la zona y obtener un resultado perfecto. Sigue el mismo procedimiento para el resto de la pierna.

Depilación con Cera Fría

La depilación con cera tibia o fría permite una extracción del vello desde la raíz (al igual que el método anterior) aunque por la escasa temperatura, no genera enrojecimiento, por lo que es menos invasivo para la piel. Esta técnica denominada “en frío” es recomendada para aquellas mujeres que sufren problemas circulatorios, o que son propensas a las irritaciones causadas por el calor.

La novedad de la depilación con cera fría radica en que la cera tiene la misma temperatura que la piel, y es imposible que se generen quemaduras, lo que la convierte en una tarea menos arriesgada, por lo que puede realizarse tanto en casa (una misma) como en un centro de belleza.

Como primer paso para depilarse con cera fría, la cera requiere un calentamiento mínimo e inclusive puede hacerse en el microondas. Además se encuentra en el Mercado esa misma cera en formato de bandas que se calientan frotándolas únicamente con las manos, lo que las convierte en aliadas de la practicidad femenina, ya que pueden utilizarse en cualquier lugar y ocasión. De quedar algún residuo en la piel, es fácilmente removible con agua.

Las desventajas de la depilación con cera fría o tibia no difieren mucho de la depilación con cera caliente, salvo por evitar las quemaduras en la piel.No debe utilizarse en zonas blandas como ingles axilas... Por otra parte se debe utilizar sobre el vello crecido, de unas tres semanas como mínimo; asegurar que la misma sea retirada a contra pelo, y con un solo movimiento firme para impedir un mayor dolor. Una vez finalizada la sesión depilatoria, es aconsejable humectar la zona para hidratar la piel y evitar descamaciones futuras.

 

Depilación Electrica

La depilación eléctrica consiste en introducir una aguja ultra fina por debajo de la piel para llegar al folículo del vello. De esta manera se aplica una corriente leve que destruye directamente la raíz del pelo. Este tipo de técnica se repite individualmente, es decir pelo por pelo, lo que la convierte en extenuante para el paciente y necesita de varias sesiones para lograr un excelente resultado. Generalmente, por la complejidad de la aplicación de la depilación eléctrica, muchos pacientes eligen este método para tratarse áreas muy pequeñas, o simplemente como mantenimiento después de haberse realizado la depilación Láser. Se recomienda para aquellas zonas donde el láser no llega (por el peligro que conlleva), por ejemplo, el área de las cejas.

El riesgo que tiene la depilación eléctrica se limita a la posibilidad de dejar algunas marcas o de producirse algún tipo de infección por la utilización de agujas, aunque como se realiza únicamente en Centros de Medicina Estética, teóricamente ese tipo de imprevistos están descontados.

Es el profesional quien elige según el paciente cómo realizarle la depilación eléctrica. Las variantes son: Termólisis (con calor) o Electrólisis (con reacción química), o sistema Blend (que es una mezcla de los dos anteriores). La elección es preponderante pues dependerá de los resultados finales que se obtengan.

La depilación eléctrica cuenta con ciertas ventajas respecto de su competidora, la depilación láser: ataca al vello de cualquier color, en la piel que se tenga y no provoca manchas (ya que no altera la melanina). Por ese motivo se recomienda a las personas pelirrojas o con vello blanco utilizar este tratamiento si es que desean una depilación definitiva.

Más allá de las apreciaciones que se tengan, es considerado por los profesionales del área como el único tratamiento cien por ciento efectivo, aunque por la complejidad del mismo se opina un tratamiento un poco doloroso.